En otoño, prepara la salud de tus hijos para el frío

por Mar

Con la llegada de la nueva estación, el otoño, debemos prepararnos para la llegada del frío, sobretodo pensando en el bienestar de los más pequeños y qué mejor que hacerlo con los alimentos más saludables de esta temporada.

Y es que los días se acortan y el gusto por la frescura que se ha experimentado en verano contrasta con la actual necesidad de alimentos que calienten, relajen, fortalezcan el organismo y refuercen sus defensas ante la vuelta al cole y sus actividades habituales.

Existe un sinfín de productos que ayudan a sobrellevar mejor esta etapa estacional, según las necesidades y circunstancias de cada niño, que puede provenir perfectamente de la naturaleza otoñal, de los alimentos de temporada y de las recetas de toda la vida.

  • Hongos: Setas, champiñones, rebollones, níscalos, setas de cardo, etc. son elementos inherentes a estos meses otoñales y que apenas tienen calorías  pero son muy  ricos en vitamina B2 o riboflavina que se relaciona con la producción de anticuerpos y glóbulos rojos, lo que le convierte en productora de energía y protectora de las mucosas con el consiguiente fortalecimiento del sistema inmune frente a la gripe, los resfriados frecuentes o la inflamación bronquial.
  • Frutos secos (nueces, almendras, avellanas, castañas o piñones): Semillas pobres en agua y ricas en grasa que ayudan a reponerse tras un esfuerzo.
  • Frutas (uvas, peras, manzanas, plátanos, higos, caquis o granadas): Concentran sustancias con propiedades antioxidantes, como las antocianinas, flavonoides y taninos, tan necesarias en días húmedos.
  • Frutas del bosque (grosellas, arándanos, moras, endrinas y frambuesas): contienen fibra, vitaminas, minerales, oligoelementos y fitoquímicos.
  • Verduras (cebollas, puerros, calabaza, endivias, alcachofas, apio, calabacín, espinacas, pimientos, repollo, grelos, nabos, acelgas,  boniatos,  berenjenas y las variedades de col; coliflor, berza, de Bruselas y brócoli): Ricas envitamina C y en ácido cítrico, potenciador de la vitamina. Su consumo habitual durante los meses fríos se traduce en una mejor respuesta inmunitaria, en parte derivadas de su destacado contenido en multitud de fitoquímicos con acción antioxidante.
  • Frutas cítricas (mandarina, naranja, pomelo, etc.): Los cítricos, más propios de otoño e invierno, destacan por su contenido en vitamina C.

Y es que comer en armonía con la naturaleza ayuda a prevenir estados carenciales, Soria Natural conocedor de estas propiedades, acaba de lanzar al mercado toda una línea completa de Jarabes para niños de muy agradable sabor, con plantas procendentes de cultivos ecológicos, concentrados de frutas y elementos nutricionales altamente digeribles para cuando notemos que nuestro hijo da muestras de no encontrarse bien.

Podremos darle ese apoyo que necesita y encontrar la solución en estos 5 jarabes diferentes:
A Comer: Digestión saludable.
A Descansar: Favorece un sueño más natural.
A Protegerse: Estimula el sistema Inmunológico.
No más Gases: Favorece su formación y eliminación.
A Respirar Bien: Mejora el sistema respiratorio.

Quizás te interese...

Dejar comentario

* Al enviar un comentario aceptas nuestras politicas de confidencialidad y tratamiento de datos personales. LOPD.